CON MULTITUDINARIO CONCIERTO CERRÓ JAVIER BÁTIZ LAS PRESENTACIONES DEL CICLO CANTO A MIS RAÍCES EN EL CECUT

17
SHARE

Una presentación casi mística fue el concierto final de la serie ofrecida por el guitarrista Javier Bátiz en la explanada del Centro Cultural Tijuana, el pasado domingo, El Brujo como se le conoce en Tijuana, hechizó con su guitarra al público que lo acompañó en esta clausura del ciclo Canto a mis Raíces.

La fiesta familiar que durante todos los domingos del mes de agosto convocó Bátiz, fue el denominador común que continuó en esta presentación final, en un público de todas las edades que se dieron cita para presenciar el embrujo que ya se asocia con este recinto cultural de Tijuana.

“Es un honor estar en estos espacios, tener un mes de Javier Bátiz en el CECUT para mí es la gloria, estoy muy agradecido”, aseguró el artista, “el resultado tiene que ver con todos los músicos que invitamos, con el material que presentamos, todo eso es una brujería”, confesó en entrevista el intérprete de Radio Complacencias.

Entre los invitados que han engalanado el repertorio de los conciertos destaca algunos de gran renombre “A él le encanta Tijuana y apoya a los músicos de aquí, me dio mucho que me llamara porque yo toco blues, aunque la gente me asocia más con el jazz, agradecido de estar aquí” dijo Lupillo Pulido, al hablar de este concierto de cierre.

La emoción de los asistentes iba en aumento, el público coreaba cada “rola interpretada por los jóvenes músicos que desde la batería, el bajo y la guitarra acompañan al legendario cantante, ninguno de ellos llega a los 20 años y es notable la forma en que estas dos generaciones se acoplan para hacer rock.

“Es un virtuoso de la improvisación, detecta la atmosfera del lugar, la va leyendo y la hace vigente, es una música poderosa, que la gente está sintiendo es puro sentimiento”, dijo el bajista de Bátiz, Abraham quien a sus 19 años lleva cuatro de gira con el cantante, al referirse al festivo y mágico ambiente que se notó en este último concierto en el CECUT.

Las voces de público y cantantes que le acompañaron se unieron a las del público en cada canción interpretada, la versión de Got my mojo working, de Buddy Waters, músico que inspiró siempre a Javier Bátiz, se ha convertido en pieza tradicional y puso a bailar a los presentes durante todo el Canto a mis raíces, dando clímax a cada concierto.

“Empecé a escuchar a Bátiz a finales de los 60, creo que él enseñó a tocar a Carlos Santana, ha tratado de incorporar cosas nuevas y tiene mucha calidad, tenemos a un músico de la misma calidad de Santana, les viene de familia porque su hermana Baby tiene mucho talento”, expuso Juan José Herrera fanático del músico que asistió a verlo a esta clausura.

“Es un privilegio estar en el CECUT, el símbolo cultural de Tijuana, este es el trabajo de músicos muy profesionales que nos dejamos envolver por la magia de El brujo, el sello Bátiz es calidad por excelencia, un ‘musicon’ completo que hace magia plena en el escenario”, dijo Mónica Eguía quien acompañó con su voz a Bátiz a lo largo de todo el Canto a mis Raíces.

Bátiz pidió a toda la compañía a subir para despedirse con el tema que popularizará el grupo inglés The Beatles, Hey Jude, despidiéndose así del público asistente que le agradeció esta serie de conciertos con un aplauso lleno de encanto por su por su actuación.

unnamed (1)

DEJAR RESPUESTA