Cuida tus palabras y tus emociones te lo agradecerán

125
SHARE

Tal vez algún día llegaste a tu casa, ya era tarde y te sentías muy  cansado física o emocionalmente… Quisiera que recordaras ese día; tal vez es hoy mismo. Te invito a hacer un análisis, ¿Qué tipo de palabras pronunciaste? ¿De qué manera te expresaste de los demás y de ti mismo? ¿Sabías que las palabras tienen un efecto directo en tus emociones?

Puede ser que estés pasando una situación difícil, pero mientras estás en el proceso, es importante que tomes conciencia del tipo de palabras que estás pronunciando, ¿Son esas de beneficio para tu vida y para los que  te escuchan? O de lo contrario ¿Te están perjudicando a ti y a los demás?

Te mencionare algunas formas que tendemos a utilizar y que no traen ningún beneficio a tu vida, si no que más bien  afectan tu estado de ánimo.

Generalización: “Todos son iguales” “Siempre me sucede lo mismo”.

Pesimismo: “Todo me saldrá mal” “Para que intentar si ya sé que sucederá”  “Todo a mi alrededor está mal”.

Quejas: “Si tan solo ella o él fueran diferentes”  “No me gusta mi cuerpo” “No me gusta como soy” “Mi jefe me exige mucho” “Mi mamá no me comprende”

Catastrofismo: “Es lo peor que me ha pasado”  “¿Ahora qué haré?”  “No puede ser!”

La lista pudiera extenderse, te invito a que tomes conciencia y analices cuales de estas palabras utilizas constantemente. Y podría mencionarte más como: La crítica, el chisme, la murmuración, todo esto le roba paz a tu vida, genera temor, preocupación, malestar, cuando este es un tiempo valioso que puedes invertir en cambiar todo por  pensamientos de bien

Por eso querido lector, es importante que antes de pronunciar algo analices si eso traerá beneficios a tu vida o a los demás, si es así adelante! Pero si no lo es, te invito a que no las digas, y las cambies por palabras de esperanza, de fe, de ánimo, de amabilidad, de afecto. Así le brindarás una mayor estabilidad a tu vida y a los que te rodean.

Te animo a que contribuyas a tu bienestar.

 

Artículo por la Psicóloga Tijuanense, Julia Bonillo

DEJAR RESPUESTA