EMOTIVO DEBUT, EN EL CECUT, DE FERNANDO DE LA MORA EN EL PROTAGÓNICO DE LA ÓPERA I PAGLIACCI

20
SHARE

La noche operística se convirtió en una fiesta de emociones y aplausos, tomados de las manos cantantes y actores agradecieron los aplausos que les prodigaban los asistentes a la primera función I Pagliacci (Los payasos) de Ruggero Leoncavallo, esta noche de viernes, en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana.

El bel canto protagonizó la velada, las voces de Fernando De la Mora, Paola Antonucci y Genaro Sulvarán dieron vida los personajes de la tragedia que Leoncavallo escribiera para reflejar los celos, el deseo y la pulsión que marcan la conducta humana, el escenario del CECUT se convirtió por más de una hora en esa villa italiana que hospeda la historia de amor, lascivia y muerte.

El Canio que, por primera vez en su carrera, interpreta De la Mora y la Nedda que ejecuta Antonucci, se llevaron las palmas, pero fue notorio el reconocimiento a Sulvarán por el personaje antagonista de Tonio, mismo que se extendió al Coro de la Ópera de Tijuana dirigido por Ricardo Valdivia, el Ensamble Lírico Juvenil del director José Medina, el Coro infantil de la Ópera, bajo la dirección de Gerardo Madrigal, y a la Tijuana Camerata.

El público que llenó la Sala de Espectáculos siguió con notoria emoción cada uno de los dos actos de I Paglicacci, donde los personajes de una compañía itinerante interpretan, a su vez, una obra delante de los aldeanos, grande fue la ovación para Silvio al que Tomás Castellanos da vida. Manuel Paz, tenor tijuanense, hace de Beppe y Arlequín; y Ulises Cortés en el papel de Paisano recibieron también sonoros aplausos.

Un momento culminante y de gran emoción que identifica a la ópera I Pagliacci, De la Mora lo interpretó de forma sensible y extraordinaria, emocionando a la audiencia “¡Tu sei Pagliaccio! Vesti la giubba e la faccia infarina, la gente paga e rider vuole qua…” cantó para evocar la contradicción inherente de la humanidad, en que la profesión se impone sobre el dolor interno y es preciso sobreponerse a éste.

Desde el principio el romance y el drama tuvieron como vehículo la música y las voces de un grupo de cantantes, actores y actrices que se volcaron en el escenario con lo mejor de su arte, todos vibraron con la historia de la compañía errante y los trágicos eventos de su vida, arrancando aplausos contenidos justo en el momento en que el protagonista pronuncia las palabras: la commedia e finita A I Pagliacci, una producción del CECUT y la Ópera de Tijuana, le resta una segunda función este domingo 24 a las 17:00 h. Los boletos ya están a la venta.

unnamed (1)

unnamed (2)

DEJAR RESPUESTA