Golpe de Estado en Turquía fue fallido, dejando hasta el momento 265 muertos

29
SHARE

Este viernes se vivió una situación de caos en Turquía tras un golpe de Estado fallido, dicha nación es un aliado estratégico para Europa además de pertenecer a la OTAN, fue así que la noche de este viernes un sector de las fuerzas armadas turcas se sublevaron para tratar de quedarse con el poder del país y decretaron la ley marcial.

Fue así como cerca de 7 horas después el presidente Recep Tayyip Erdogan apareció ante los medios de comunicación para dar por sofocado el golpe y advirtió que “los involucrados pagarán un alto precio” a pesar de ello la inestabilidad ha prevalecido en las principales ciudades del país, la capital Ankara y Estambul. Y el Ejecutivo ha llamado a sus seguidores a que continúen en la calle para evitar nuevos intentos de golpe de Estado.

Hasta el momento hay 265 muertos, entre ellos 104 golpistas y 47 civiles, según ha informado el entorno de Erdogan; posteriormente se pudo ver en televisión como fueron detenidos y los militares fueron expulsado del canal de televisión estatal, desde que se mantenían controlando la información. El Gobierno ha dado hasta el momento la cifra de 2, 800 detenidos por su participación en el golpe.

Durante el levantamiento, los militares sublevados no contaban con que los turcos le darían su apoyo al presidente Erdogan, quién se encontraba fuera de Ankara,  y quién lanzó un llamamiento mediante una intervención telefónica en la cadema CNN-Türk: “Salid a la calle, tomad las plazas, id al aeropuerto (de Estambul) ¿Qué van a hacer? ¿Van a disparar al pueblo? Esto es un ataque contra la democracia”.

Después de ese anuncio comenzaron entonces a llenar las plazas enarbolando banderas de Turquía, mientras desde las mezquitas se hacían llamadas a defender el Gobierno democráticamente electo; así la gente tomó las plazas y se subió sobre los blindados del Ejército sin que apenas se registraran disturbios, excepto en el puente del Bósforo, donde los militares abrieron fuego contra los manifestantes.

DEJAR RESPUESTA