Hablemos de hipsters

52
SHARE

Toda una industria (aunque la palabra “industria” sea demasiado mainstream) se ha desarrollado alrededor de los hipsters. A cada lugar que vamos vemos a decenas de exponentes de esta corriente que hasta hace algunos años era una novedad pero hoy se transformaron en moda. Y cuánto deben detestarlo.

Es que la cara de “el mundo me da miedo” detrás de unos enormes anteojos ópticos sin aumento es un poco agotadora.

Es que la aparición diaria de un grupo de música de moda no se entiende.

Es que verlos muertos de hambre por decidir ser veganos es raro.

Es que usar esos audífonos tan grandes no es TAN necesario.

Por esto y mucho más, los hipsters no pueden pretender que el resto de los mortales no se haya dedicado, con ingenio y humor, a “homenajearlos” desde distintos blancos.

Del blog a las librerías

Así y todo, los hipsters han sido el blanco de escritos, canciones, música y todo tipo de representaciones. Además del video que pueden ver aquí , el mundo editorial no se ha quedado atrás y hoy queremos rescatar dos libros que podrían ser de gran interés para esta tribu. Sí, son una tribu urbana aunque no a todos les guste.

El primero, Stuff Hipsters Hate, nace al alero de un ácido blog (http://stuffhipstershate.tumblr.com/) en el que Brenna Ehrlich y Andra Bartz se dedican a analizar todo aquello que ellos y ellas detestan. Y no es poco. Tanto fue el éxito que decidieron transformarlo en un libro que hoy puede encargarse por amazon (http://www.amazon.com/Stuff-Hipsters-Hate-Passionate-Indifferent/dp/1569758212/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1339450557&sr=1-1&keywords=stuff+hipsters+hate).

Ya vimos la reacción en cadema en twitter cuando un diario publicó una nota sobre los gustos y disgustos de los hipsters, cuando muchos se burlaron e ironizaron sobre el reportaje mientras secretamente mostraban la herida. Después de eso, inferimos que una vez que Stuff Hipsters Hate se haga conocido en este submundo, será comentado con harto # y @, como les gusta. Entre el enorme listado que recopila el libro, hay puntos geniales que aquí rescatamos:

Los hipsters odian:

A otros hipsters.

A los lugares que se ponen de moda.

A la gente que baila en bares.

El segundo libro que hemos querido rescatar es “Hipsters Puppies”, una selección de geniales fotos de mascotas vestidos como sis amos. Esta publicación, que por menos de 15 dólares muestra los más insólitos perros vestidos de hipsters. La mejor descripción de libro la hizo Entertainmente Weekly, donde se dijo que es  el “phenomenon that unleashed “adorable emo puppies with bed head, ironic sunglasses, and snobby musical tastes”.

Los hipsters en fotos:

Sacarle una foto a un hipster o tomarse una con uno de ellos al lado, no trae grandes sorpresas ya que parecieran tener sólo dos poses: las mujeres siempre aparecen de pie, pies cruzados y la cabeza algo apoyada sobre un hombro. Los hombres, extraña pose, casi siempre aparecen con los ojos cerrados y con cara de no querer estar ahí. ¿Lo bueno? Siempre saldrá bien al lado de uno.

Los hispters en twitter

Sin duda es la plataforma favorita de los hipster. La usan y la sobreusan. Acá recomendamos seguir a @hipsterproblem . No se va a arrepentir; tuits como:

“i’ve spent more money on clothes for Coachella than tickets for@coachella #hipsterproblems” son pan de cada día y le aseguro que a más de algún amigo va a reconocer ahí.

DEJAR RESPUESTA