La verdadera razón del Dolor Crónico y el papel de la Medicina en su Tratamiento

60
SHARE

El dolor crónico es unos de los problemas que con mayor frecuencia veo en mi práctica clínica diaria y es probablemente una de las causas con mayor prevalencia que ocasiona consultas médicas.  Muy a menudo, el dolor crónico se hace acompañar de una lista interminable de problemas adicionales, incluyendo alteraciones mentales, problemas intestinales y en algunas ocasiones problemas cutáneos.

El dolor crónico es una de las quejas que más temen los médicos. Las personas que están enfermas de manera crónica, con muchos síntomas y varias enfermedades en su historial clínico, en muchas de las ocasiones consumen hasta 20 o más medicamentos para lograr controlar su malestar; esto incluyendo el dolor como síntoma; pero muy rara vez esos medicamentos (incluso los más caros que llegan a costar miles de pesos x mes) hacen que la persona se sienta bien, esto se debe a que la mayoría de los medicamentos se enfocan en los síntomas y no en la causa de raíz del problema.

Algo fundamental es realizar el estudio detallado del síntoma y el médico debe de “desmenuzar” la explicación que el paciente brinde, para entonces poder determinar el origen de dicho síntoma y por ende, dar las recomendaciones e indicaciones puntuales para que el problema sea corregido.  El estudio de las enfermedades desde un punto de vista funcional logra que los pacientes obtengan un tratamiento personalizado y con la mira en resolver el problema que está causando los síntomas, no solamente con la finalidad de que la persona en cuestión deje de experimentar el malestar que lo orillo a acudir con su médico.

Es importante entender que la inflamación CRONICA es el enemigo a vencer ya que esta situación es la generadora de muchas alteraciones en el funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo y que a final de cuentas se traduce en alguna enfermedad; y la inflamación crónica es la forma que tiene nuestro organismo de iniciar el proceso de reparación de nuestro cuerpo tras haber sufrido alguna daño o agresión.  Así pues podemos estar seguros que un cuerpo humano sin inflamación crónica será un cuerpo con energía, vitalidad, con buenas defensas, saludable y menos propenso a contraer o desarrollar cualquier tipo de enfermedad.

 

Para mayor información contáctanos o envía un mail a jmctyo@gmail.com

 

Artículo por: Dr. Juan Martínez Caamaño. Health Coach – Ortopedista

DEJAR RESPUESTA