Leche light: Mitos y Realidades

515
SHARE

Quizás los vegetarianos tenían razón desde el principio: mientras esté cruda, la leche natural ofrece algunos beneficios.

Un pediatra especialista de Harvard, dijo que la leche y todos los lácteos procesados equivalen a una carga metabólica, esto debido a los aditivos edulcorantes que contienen y que condicionan un riesgo inminente a nuestra salud.

David Ludwig dijo en su estudio, “Existen innumerables razones y evidencias que demuestran los terribles impactos para nuestra salud al consumir bebidas endulzadas”.

La sobre utilización del azúcar está directamente relacionada con el sobrepeso, diabetes y muchas otras enfermedades. También, debido al impacto negativo del azúcar en nuestro bienestar, múltiples asociaciones de diversas especialidades médicas en la Unión Americana, han sugerido evitar a toda costa el ingerir calorías derivadas de la azúcar contenida en bebidas.

Por otro lado, estas mismas asociaciones pregonan los beneficios para la salud que tiene el consumir leche con bajo contenido de grasa, recomendando consumir 3 vasos diariamente.  Es aquí donde Ludwig cuestiona el razonamiento lógico para esta propuesta.

Beber 3 vasos de leche  diariamente, es el consejo que ha prevalecido durante la historia y que se dirige al público directamente como parte fundamental de la dieta por lo menos en los últimos 50 años.  Como resultado, las personas consumen millones de millones de litros de leche por año; bajo la teoría de que sus huesos se volverían débiles si no lo hicieran así.

El problema de la leche, es la terrible consecuencia de estimular al consumo de azúcares agregados a dicha bebida; situación que va en contra totalmente de la recomendación de evitar bebidas azucaradas a toda costa, sabiendo el riesgo tan terrible para desarrollar enfermedades que esto conlleva.

La idea de proporcionar leche baja en grasa o leche con sabor chocolate, contradice totalmente el pensamiento actual, ya que dichas “grasas” de la leche están siendo sustituidas por azúcares potencialmente dañinas.

El peor escenario sería probablemente la leche baja en grasa con sabor a chocolate. Entendemos que para lograr que los niños consuman la dosis de 3 vasos por día debes de agregar azúcar y colorante, pero esto solo la transforma en algo más peligroso.

Podemos obtener calcio suficiente de una gran cantidad de alimentos puros y enteros.  Comparando gramo por gramo, el kale (col rizada) tiene mucho más calcio que la leche.  Otros ejemplos de alimentos ricos en calcio son las sardinas, nueces, semillas, frijoles, vegetales de hoja verde, entre otros.

Otra terrible situación que estamos viviendo, es la satanización que se ha hecho de las grasas saturadas contenidas en la leche entera, siendo que al procesarla y eliminarle dichos compuestos, son sustituidos por grasas trans o grasas de origen vegetal e hidrogenadas que son muchísimo más peligrosas que las que originalmente contiene.  Está DEMOSTRADO que no existe evidencia científica significativa que relacione el consumo de grasas saturadas de la dieta con un riesgo aumentado de enfermedades cardiovasculares (infarto).

Existen beneficios demostrados de consumir en forma moderada y ocasional lácteos enteros.  En su forma más pura y natural (leche entera, natural y obtenida de ganado alimentado a libre pastoreo, libre de hormonas y antibióticos).

Dentro de los beneficios se pueden mencionar que ayuda a mejorar la salud del corazón, ayuda a lograr un control de las cifras de azúcar, ayuda al metabolismo y absorción de vitaminas y también a mantener un control adecuado de peso.

Al mismo tiempo mientras los lácteos puros y naturales ofrecen un beneficio a la salud, aquellos procesados pueden condicionar un riesgo.

 Antes de que continúes consumiendo leche y alimentos lácteos convencionales, por favor invierte un poco de tu tiempo para que realmente sepas lo que contiene esa leche que estas consumiendo  tu y toda tu familia.  Podrías quedar asombrado al encontrar más de 20 medicamentos para el dolor, anti-toxinas, vacunas y otros químicos terribles dentro de la leche.

Artículo por el Doctor Juan Martínez Caamaño.

Información Obtenida de:http://www.healthyfoodhouse.com

DEJAR RESPUESTA