Maná celebra en la Casa Blanca, el 5 de mayo

44
SHARE

Barack Obama presidente de los Estados Unidos, celebró su última fiesta del 5 de Mayo en la Casa Blanca, con la banda mexicana Maná, donde reconoció sentirse “frustrado” por no haber logrado firmar una reforma migratoria y pidió luchar por ello con una “participación histórica” en las elecciones de noviembre.

La celebración que conmemora la batalla de Puebla (México) de 1862, es el motivo desde hace años para una recepción anual en la Casa Blanca y el presidente de los Estados Unidos deseo despedirse de la tradición con la música de Maná que tocó siete de sus más grandes éxitos ante decenas de personas que disfrutaron de margaritas en la Sala Este de la residencia presidencial.

El mandatario no asistió el concierto de Maná pero elogió su “increíble actuación” de más de media hora, que comenzó con el éxito “Labios compartidos”; así Fher Olvera el vocalista de esta banda multiganadora de Grammys, destacó en entre sus rolas “Para nosotros, mexicanos de Guadalajara, es un honor y un sueño estar aquí tocando para latinos en la Casa Blanca”.

Se escucharon en el festejo, canciones como “En el muelle de San Blas”, “Mariposa Traicionera”, “Vivir sin aire” y el éxito que se hizo popular con Carlos Santana “Corazón Espinado”; entre los asistentes se encontraron el productor cubano Emilio Estefan, Roberta Jacobson recién confirmada embajadora de EU  en México, Thomas Pérez, secretario del trabajo y Joaquín Castro congresista demócrata de origen mexicano.

DEJAR RESPUESTA