Orlando de inunda de terror por tiroteo en bar “Pulse”

43
SHARE

Abre fuego en la madrugada de ayer un hombre armado con un fusil de asalto y una pistola en el interior del club nocturno gay “Pulse”, privando de la vida a 50 personas antes de ser mortalmente herido después de un enfrentamiento con agentes de élite, detalló la policía, convirtiéndose en la peor matanza a tiros perpetrada en la historia de los Estados Unidos.

Hasta el momento las autoridades realizan una investigación para ver si este ataque efectuado en el club nocturno se trató de un acto terrorista, convirtiéndolo de ser asó en el peor ocurrido en territorio norteamericano después del 11 de septiembre de 2001.

Hasta el momento el reporte de personas hospitalizadas son 53, quienes en su mayoría se encuentran en estado crítico, detalló la policía, de lo que un cirujano del Centro Médico Regional de Orlando indicó que posiblemente aumente el número de víctimas fatales, así los testigos describieron una escena caótica cuando comenzó el ataque poco antes de que cerrara el club.

“Un tipo entró y comenzó  a disparar contra todos. Tenía un fusil automático, por eso nadie contaba con ninguna oportunidad” de hacer nada para detenerlo, declaró Jackie Smith, que era acompañado por dos amigos que sufrieron heridas de bala. “Yo sólo intentaba salir del lugar”.

El sospechoso fue identificado como Omar Mateen, un estadounidense de 29 años que vivía en Port St. Lucie, Florida y quien había trabajado como guardia de seguridad.

Por su parte la ex esposa de Mateen destacó que la familia de él era de Afganistán, pero que su exmarido había nacido en Nueva York. La Familia de Mateen se mudó después a Florida; así de acuerdo a Trevor Vleinor del departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos destacó que por lo menos Mateen compró dos armas de fuego en esta última semana, de forma legal.

Así el atacante enfrentó a tiros a 14 agentes policiales dentro del club, en donde había más de 300 personas, se estima que cerca de las 5 de la mañana hora local, tomó rehenes y las autoridades enviaron a un cuerpo de élite de SWAT para su rescate.

Después de esta masacre, el grupo terrorista del Estado Islámico asumió ayer la autoría de la matanza en un club gay de Orlando en la que al menos hay 50 muertes y 53 heridos, detalló la agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas.

DEJAR RESPUESTA