PORQUE NO REUTILIZAR LOS ENVASES DE PLÁSTICO

22
SHARE

Muchas personas están acostumbradas a  las botellas de plástico  para llenarlas una y otra vez con agua del grifo. El problema es que muchos plásticos contienen toxinas que se transmiten al agua, cuanto más se usa y sobre todo cuanto más expuesto está a temperaturas altas, más se degrada, de modo que las sustancias tóxicas que lo componen se van filtrando poco a poco al liquido.

Cuando abrimos una botella de agua, su interior puede contaminarse con distintos tipos de microorganismos, como bacterias y hongos, que pueden proceder de distintas fuentes, como nuestra boca si bebemos directamente a través de la botella, o el ambiente.

Estos microorganismos, que podrían provocarnos alguna patología a corto o a largo plazo, pueden desarrollarse gracias a que disponen de las condiciones necesarias para ello, entre las que se encuentran: presencia de agua, porque aunque  se vacié la botella siempre queda algo de agua en ella, la presencia de nutrientes, aunque en cantidades relativamente escasas y una adecuada temperatura (normalmente se trata de microorganismos mesófilos, cuya temperatura óptima de crecimiento se encuentra entre 15 ºC y 35 ºC).

Es preferible usar botellas de plástico HDPE (se reconocen porque en la base aparece un 2 dentro de un triangulo), fabricadas con un material llamado poliestireno de alta densidad; en todo caso, hay que evitar que les dé la luz y el calor y se reblandezcan, pues podrían liberar sustancias al líquido. Y desde luego lo mejor es usar envases de vidrio, que son impermeables a los aromas y a la humedad.

antimonio

DEJAR RESPUESTA