Se manifiestan pepenadores frente al TJABC

13
SHARE

Cerca de 120 personas que laboran en el relleno sanitario de Valle de las Palmas, se manifestaron a las afueras del Tribunal de Justicia Administrativa de Baja California, para exigir que no se le otorgue un amparo a la empresa recolectora ECO Wastes, misma que opera el relleno sanitario del Jibarito. 

Los manifestantes comentaron que del relleno sanitario emanan fuertes olores que generan enfermedades respiratorias en por lo menos 95 personas en los últimos seis años, además de la disminución de ingresos en las familias que pepenan la basura ya que explicaron que han observado una disminución de mil toneladas diarias, de las 3 mil que se producen a diario en la ciudad, en el relleno sanitario de Valle de las Palmas. 

El pasado 17 de mayo la empresa ECO Wastes presentó una denuncia penal en contra del presidente de la Asociación Nacional de Pepenadores, Manuel Rodríguez García, quien es el líder de los pepenadores del relleno sanitario de Valle de las Palmas- ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), con el número único de caso 204-20018-22858 por los ataques a las vías de comunicación y a los medios de transporte. 

Pues fue ese día en que Rodríguez García se plantó junto con 200 trabajadores del relleno sanitario en la entrada de la empresa en cuestión. 

Conforme a la norma técnica NOM-083-SEMARNAT-2003 en su apartado 6.1.3 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), el relleno sanitario de ubicarse en una localidad mayor a 2500 habitantes, el límite del sitio –donde se encuentra ECO Wastes- debe estar a una distancia mínima de 500 metros contados a partir del límite de la traza urbana existente o contemplada en el plan de desarrollo urbano. 

Pero el sitio en cuestión está rodeado de áreas habitacionales y hay colonias vecinas en por lo menos 405 así como áreas comerciales. 

En agosto del 2017, la presidenta de la fundación Latinas Musulmanas, Sonia Tinoco, afirmó que las condiciones en las que viven los menores que radican o en ocasiones trabajan recolectando basura en el relleno sanitario de Valle de las Palmas, “no son aptas para ninguna persona”, ya que explicó que los vapores que salen de los desechos son tóxicos y ponen en peligro la salud de los más de 20 niños que viven ahí. 

DEJAR RESPUESTA