¿Tomas estatinas para controlar el colesterol? ¡Ten cuidado!

320
SHARE

En muchas ocasiones la fe ciega conduce hacia el desastre, algunas veces hacia un milagro.

Si tu eres uno de las personas que han sido diagnosticados con colesterol elevado, muy probablemente tu medico te dará una receta para medicamentos del tipo “estatinas”

Es muy sencillo tomar las estatinas; ya que es mucho más difícil controlar tu alimentación y realizar actividad física en forma cotidiana y vivir una vida llena de limitaciones después de todo este tiempo.

Las estatinas funcionan bien para reducir las cifras de colesterol, algunos ejemplos: Lovastatina, Atorvastatina, Pravastatina, Fluvastatina, Simvastatina, Pitavastatina, Rosuvastatina; y sus múltiples combinaciones

¿Cómo funcionan?

Estos medicamentos afectan múltiples vías metabólicas de nuestro cuerpo,  son antiinflamatorios poderosos con los que se han hecho pruebas en pacientes de cáncer. En cuanto a la reducción del colesterol, funcionan al bloquear una enzima natural de nuestro cuerpo; que de otra manera le permitiría a nuestro cuerpo producir su propio colesterol.

Las estatinas no eliminan el colesterol que se encuentra en nuestras arterias ni tampoco el que viene de esas sabrosas fritangas que estas a punto de comer… NO, estos medicamentos solamente suprimen la producción de nuevo colesterol.  Aquí es donde la fe ciega (toma esta pastilla y te sentirás mejor) topa de frente con las investigaciones científicas.

Este año se logró concluir en un estudio publicado que “La epidemia de falla cardiaca y ateroesclerosis que esta plagando el mundo moderno, puede paradójicamente verse agravada por el uso continuo de estatinas”.   ¡Qué ironía!

El problema real es que diversos estudios han encontrado efectos desastrosos similares en el corazón; tiene que ver con disfunción mitocondrial, lo que significa que los generadores de energía microscópicos de las células de tu corazón se enferman.

Tu corazón es un músculo de altísimo consumo energético, requiere millones de mitocondrias saludables y llenas de energía para poder producir las cantidades de energía (ATP) que necesitas para tu diario vivir.

imapoyo

¿En qué te afectan?

Las estatinas son tóxicas para las mitocondrias, pues eliminan la Coenzima Q10, la cual es fundamental para tener mitocondrias saludables.

Las estatinas también logran eliminar una proteína llamada “Hemo A” que es carga de oxigeno y hierro a tu corazón.  La eliminación a largo plazo interrumpe la producción de moléculas de ATP y conduce a fatiga celular entre otros grandes problemas celulares.  No podrías sobrevivir mucho tiempo sin producción adecuada de ATP, por lo que debe de ser restaurado.

Fatiga, calambres, debilidad muscular, perdida de la memoria, depresión, cáncer… Debes de tener suficiente ATP en tu cuerpo o tendrás consecuencias.

Las estatinas inhiben la biosíntesis de Vitamina K2, la cual nosotros producimos si contamos con flora intestinas saludable.

No conozco a nadie que tenga un intestino perfecto.  Vit K2 también la podemos obtener de vegetales fermentados.  Protege nuestras arterias de las placas de calcio o ateroesclerosis, sin suficiente Vit K2, ya sea esto inducido por estatinas o no, nuestra salud esta en riesgo.

Hoy en día sabemos cómo las estatinas bloquean una proteína poderosa que contiene selenio, la mas famosa de estas se llama glutatión peroxidasa, la cual protege al musculo del daño causado por los radicales libre de oxigeno (oxidación).

Si tienes que tomar estatinas, las recomendaciones son que tomes la dosis mas baja posible, aprende a recuperar los nutrientes a tus células que las estatinas eliminan o que interfieren con su producción; como la coenzima Q10, selenio y Vit K2, además de otros nutrientes necesarios para la salud de tu corazón.  Hay algunas excepciones a esto, por eso mi sugerencia es que por favor platiques con tu doctor, si el que te indico las estatinas para que puedan reincorporar a tu tratamiento los nutrientes necesarios.

Envíanos tus comentarios, si quieres saber más sobre este y otros temas envía un correo a: Healthcoach.drjuan@gmail.com

Artículo por el Dr. Juan Martínez Caañamo.

DEJAR RESPUESTA